miércoles, 25 de enero de 2017

Hacemos Educación Social

Desde la última publicación hasta el momento, he estado presidiendo distintos actos en los que la necesidad de luchar por la visibilidad del Educador y la Educadora Social se hace latente. 
Este profesional se convierte, al igual que otros, en un agente social imprescindible para acompañar a la persona en sociedad dónde está en continuo cambio. Sin embargo, considero que la Educadora Social es un agente social y educativo, que facilita  el cambio en la persona. Este cambio se convierte en un apoyo a la persona y hacia la consecución de los nuevos logros que ésta quiere para ella. Estos cambios se realizan mediante el empleo de los recursos culturales de los que dispone en su contexto más cercano.
El Educador Social enseña a la persona los recursos de los que tiene a su alcance y de las posibilidades para poder conseguir sus objetivos. Como yo digo, hace despertar en la persona la autovaloración de sus capacidades y de lo que es capaz de conseguir. En general, es un profesional encargado de hacer despertar en la persona aspectos sociales y educativos que desconocía de ella misma. Podemos decir, que se convierte en un mediador social entre la propia persona con necesidades y la sociedad, en sí, con sus recursos. 

Entre todas las personas relacionadas con la educación social o quienes la defienden, cualquier acto a favor de aumentar su valoración y reconocimiento promueven su mayor hueco en el ámbito laboral. Si conseguimos aumentar la concienciación, su reconocimiento social y valoración en la empleabilidad, irá incrementándose. 

Está claro, que de forma individual también podemos acercar a la sociedad los beneficios que pueden obtener de ésta. Aunque, como bien dice el refrán; "la unión hace la fuerza". Sinos unimos para mejorar la situación social de la Educación Social, el resultado se propagará y perdurará más. 

Siguiendo ésta última línea, desde el Consejo Estatal de Colegios de Educadores y Educadoras Sociales se ha creado una solicitud de propuesta. Se trata de la creación de una Ley de Educación Social. Una ley que promueve la regulación de nuestra profesión. Es una ley que puede presentar cualquier persona, tenga o no directamente relación con la educación social. Personas que simplemente apoyen y reconozcan el trabajo que hacen los Educadores y Educadoras Sociales para mejorar las situaciones de desigualdad existentes.

Esta campaña recibe el nombre de "Por una ley de Educación Social" se inició el  28 de diciembre de 2016 y finalizará el 31 de marzo aproximadamente. Si pincháis en el enlace descubriréis,  el desarrollo de la ley propuesta y más información sobre esta. 
Desde que comenzó la campaña, hay numerosos vídeos de profesionales de la educación social que explican porqué estar a favor de ésta propuesta.
Por último, os dejo con un vídeo de la presidenta del Colegio de Galicia. Explica muy bien el motivo de ésta nueva creación. 

Por un mayor reconocimiento de la Educación Social. 

martes, 17 de enero de 2017

Aprendiendo de la diversidad


Comienzo esta publicación con una frase que nos hará reflexionar y re-pensar sobre el tema que considero que favorece al ser y al saber de la persona. 


Considero que algunos de los problemas que tenemos, vienen ocasionados por la falta de valoración hacia la otra persona y hacia uno mismo, también. Estamos formando parte de una sociedad donde se están formando a personas iguales, sin capacidad de destacar por ellas mismas. Una sociedad donde se mata a la creatividad y se aplaude al único resultado.Considero que no tiene nada de sentido y no favorece al desarrollo integral de la persona, si ésta discrimina a otras personas, solo por no seguir sus propios patrones y ser como ella quiere que sea.  Todas somos personas únicas, con distintas capacidades, habilidades, personalidad...

La Inteligencia Emocional determina nuestra capacidad y potencial para adquirir habilidades como la conciencia de uno mismo, la motivación, el autocontrol, la empatía y la capacidad de relación. El incluir la Inteligencia emocional en la pedagogía transversal de las aulas facilitaría el proceso de inclusión.

Considero que la diversidad es una cualidad que enriquece al aprendizaje ya que hacemos posible que cada persona siga sus propios ritmos de aprendizaje. ¿Cómo? Premiando el ser diferente. Destacar cualidades a distintas las unas de las otras. Así, fomentamos a que la persona se conozca y valore esas cualidades como positivas, y no como lo contrario. Si aprendemos de la diversidad de otras personas, de sus otras formas de pensar, de sus formas de comportarse... así contribuiremos a la inclusión social de las personas. Estaríamos contribuyendo a una sociedad más inclusiva, y menos discriminatoria.

Esta opinión la repito constantemente pero pienso que es la clave de varios aspectos: si hacemos que los niños y niñas aprendan a valorar y a valorarse estaremos creando un clima de convivencia adecuado dónde prima la inclusión. Por lo que, lo que hoy aprendan los niños y niñas, mañana lo habrán interiorizado y llevado a la práctica. 


Firmado: una Educadora Social que quiere contribuir a la no discriminación de la persona por razón de género, diversidad funcional (discapacidad), étnia...

Y tú, ¿cómo crees que favorece la diversidad al aprendizaje de la persona a lo largo de su vida? 

martes, 10 de enero de 2017

Con un "corto" educo



Los cortos, sin duda son unos de mis recursos favoritos. Desde hace algún tiempo que comencé a utilizarlos, me dí cuenta de que son un recurso espléndido y muy valioso para reflexionar en grandes grupos sobre un mismo tema. 



Recuerdo que la primera vez que los empleé fue en un grupo de niños y niñas entre 5 y 8 años aproximadamente. Les puse un cortometraje sobre los valores, el compañerismo y el respeto. ¿Por qué lo hice? Por que era un grupo de niños y niñas dónde veía necesario el reforzar éste contenido. Cuándo lo puse desperté un interés en ellos hacia un nuevo recurso: los cortos. Salvo uno o dos, si no recuerdo mal, que sí lo conocían, el resto no habían oído nunca hablar de ellos. Le expliqué que era y a continuación le puse el que seleccioné para ellos. Tras ponerlo, el debate comenzó solo. Y para mi sorpresa, solo tuve que decir una vez que respetaran el turno para escuchar todas las opciones. Después de ese descubrimiento, cada vez que pedían más cortometrajes nuevos y que le enseñara más dibujos animados educativos nuevos. Mediante éste, desperté en ellos esa inquietud por aprender más de otro tipo de entretenimiento animado y colorido.

Es muy importante saber extraer lo maravilloso de cada idea, de cada recurso... que tenemos delante.
Por ello, y para ayudarnos de la reflexión, propongo que hablemos sobre este cortometraje "Alike". Lo descubrí hace poquito y veo que es un recurso muy bueno para poder mostrarlo, por ejemplo en la escuela. ¿Os acordáis que la semana pasada hablé sobre la creatividad? Pues bien, éste continua por la línea de la creatividad y de la rutina. Parecen términos algo opuesto, no. Pues os animo a descubrir qué le podemos enseñar a nuestro alumnado con éste recurso tan colorido pero tan homogéneo a la vez. 

Ahora sí, os dejo con el cortometraje (de los últimos que he visto, es el que más me ha gustado). 





Después de ver el corto, os he dejado unas preguntas. Solo son de guía, para iniciar un pequeño debate sobre éste recurso pedagógico. Considero que sería una buena opción para descubrir qué es lo que nos ha parecido y conocer qué reflexión nos ha producido tras verlo.

¿Qué nos muestra el vídeo?
¿Creéis que sucede en la actualidad?
¿Lo veis adecuado para los niños?
¿Qué podemos aprender con éste?

¡Qué comience el debate!

Y si también soléis utilizar algún cortometraje como recurso educativo y pedagógico, ¡bienvenido sea! Así lo conoceremos todos.

miércoles, 4 de enero de 2017

Con creatividad, hacia un nuevo rumbo

Cuando estamos ante situaciones diversas en las que tenemos que tomar ciertas decisiones, el ingenio de creatividad se agudiza. Comenzamos a pensar distintas opciones que giran sobre una misma decisión o idea. Es por ello, que cuanto más pensamos, y mejor si nos acompaña la motivación, más atraídos nos sentimos por lo que hacemos. Así, a su vez, conseguimos superar nuestros logros tanto profesionales como personales. Podemos decir que la creatividad es como la habilidad que contribuye al aumento de nuestra autoestima. Es decir, el ver que somos capaces de alcanzar metas cada vez más altas, nos sube el autoestima.
Para sacar nuestro lado creativo necesitamos manejar la imaginación, las ideas innovadoras... Todo ello requiere de una motivación y de una gran habilidad de ilusionarte y de ilusionar.

Y, ¿por qué digo ilusionar? Somos personas que estamos en constante relación con otras personas. Si tenemos una buena idea o varias posibles soluciones a un problema concreto, si no conseguimos transmitirlo, de nada nos vale. Es cuestión de transmitir esa ilusión, entusiasmo por creer que tus ideas son buenas y son tan validas como las del resto. 

La educadora social hace despertar esa inquietud y búsqueda activa de nuevos procesos de cambio y de nuevas oportunidades en la persona. Despertar en ella el interés por pensar, buscar, alcanzar y conseguir llegar y superar ese obstáculo. Llegar hasta la meta y superarse. Es por ello que se convierte en un agente social que contagia creatividad. Según diversos autores y estudios, para conseguir esta creatividad hay que emplear o se puede emplear distintos pensamientos. Entre los existentes yo resalto el pensamiento lateral y el pensamiento vertical. En resumidas palabras, el primero es el más creativo, el que busca un mayor número de posibles soluciones donde todas son válidas. Y el pensamiento vertical es más de ordenar la idea, y de buscar la más válida y la más adecuada. Sin embargo, considero que en el proceso de intervención del educador social, se lleva a cabo ambos tipos de pensamientos: cuando estamos frente a una situación problemática buscamos y perseguimos una gran variedad de opciones posibles. Y una vez, que las tenemos todas encima de la mesa, intentamos ordenarlas clasificándolas para solucionar esa situación concreta. 

La educadora social se convierte en un constante pensador de ideas y de posibles soluciones. Es quién motiva y transmite algo que considera que es valioso y que ambos (la persona y el educador social) han considerado como necesario para ella misma (la persona). 

He considerado enriquecedor hacer esta nueva y primera entrada del año 2017 sobre la creatividad. Cuando comenzamos un nuevo año, despertamos en nosotros mismos, de forma automática e involuntaria, nuevas metas, experiencias e ideas que queremos hacer. Aquello que no hemos podido conseguir durante el año anterior o que tenemos pendiente por hacer. Tenemos un gran abanico de ideas, y cuando estamos en verdad delante del momento adecuado para desarrollarlas, escogemos una de ellas para practicarla. 



Victor Nune Faces. Un mismo utensilio, diferentes formas de utilizarlo. 


Somos creativos.
Que el adulto saque de su baúl de las experiencias a ese niño creativo.